Metodología - ConstrucSoft Valor Ganado

























Toda obra se inicia desde la formulación del presupuesto, plasmado en un metrado con los volúmenes de obra a ejecutar, los cuales al ser multiplicados por sus respectivos precios unitarios y sumados dan el costo directo de la obra.
Programando este metrado en los meses de duración de la obra, se obtiene el consolidado de recursos, el cronograma valorizado y la Curva-“S” programada.
Es en base a este metrado contractual que se lleva el control de las valorizaciones mensuales, obteniendo el consolidado de recursos que a la fecha se debieron emplear en la obra, el cual se puede comparar con los materiales empleados realmente en la obra.
Cuando valorizamos la obra en función a los avances ejecutados a precios del presupuesto base, se obtendrá la Curva.”S” base, o también llamada Curva-“S” de valor ganado.

Hasta este punto la programación y las valorizaciones responden a una mecánica sencilla, el problema se da cuando se quiere controlar económicamente la obra en base al metrado contractual, ya que se requiere de mucho esfuerzo para controlar la obra por cada una de las partidas del metrado.
Para simplificar el control económico de la obra, se debe fasear la obra conformando fases o partidas de control, que vienen a ser el agrupamiento de partidas por características similares, las cuales tendrán un análisis ponderado que serán la referencia para el control de la obra.
Por lo tanto en vez de controlar unas 200 partidas del metrado, solo se controlarán 20 fases de control, las que responderán a la programación anteriormente efectuada.

Para llevar a cabo el control económico de la obra se requerirá controlar los materiales, la mano de obra, los equipos y los sub-contratos.
El control de los materiales se efectúa en base a un kardex promedio ponderado, en el cual los materiales ingresan al almacén de la obra y se distribuyen en cada una de las fases de control. Por otro lado la mano de obra, los equipos y los sub-contratos se asignan mensualmente a cada una de las fases.
Es en base a este control de materiales, mano de obra, equipos y sub-contratos, en función a las partidas de control, que se obtiene la Curva-“S” real de la obra.

Como el control se ha efectuado por cada fase, se tendrá por cada una de las fases los costos programados, los costos reales y los costos de valor ganado; lo que nos lleva a obtener los índices de rendimiento SPI (plazo), CPI (costo) y SCI (productividad), como también las variaciones o desviaciones SV% (plazo) y CV% ( costo).


Por último comparando los gastos generales programados versus los gastos generales de obra, en función a los centros de control de los gastos generales, se obtendrá mes a mes el margen de utilidad.